El propósito de Thales Land & Joint Systems Division era diseñar sensores y sistemas meteorológicos capaces de satisfacer los requisitos de información meteorológica en campo y en tiempo real de los sistemas de predicción de peligros NBQ.

La provisión de información meteorológica precisa es un elemento crucial en el proceso de determinación de la dirección y amplitud de las columnas de humo o vapor y las amenazas que plantean los agentes químicos y biológicos. Además, las medidas de protección esenciales únicamente pueden acometerse cuando el software de predicción y comunicación de peligros cuenta con información meteorológica exacta e inmediata.

Thales se puso en contacto con FT para interesarse por un sensor capaz de medir la velocidad del viento de manera fiable en las condiciones climáticas y ambientales más extremas. La empresa requería un sensor que pudiese integrarse en sus propios equipos, y encontró la solución perfecta a sus necesidades en el modelo FT702LM. El METSMAN satisface ahora los exigentes requisitos de las normas de operación militares y proporciona un tiempo medio entre averías de hasta 29.000 horas, dependiendo de la configuración seleccionada. Más allá de las comprobaciones visuales rápidas que el usuario debe realizar, el sensor no lleva asociadas otras tareas de mantenimiento "primarias" en condiciones de operación normales.

Gracias al FT702LM el METSMAN es capaz de medir la velocidad y dirección del viento mientras se encuentra en marcha, carece de piezas móviles, posee una huella térmica extremadamente baja y es idóneo para cualquier aplicación que requiera información meteorológica.

El METSMAN instalado en un carro de combate de tipo 10.